• Lo banal-profundo: un mecanismo cosmético de despolitización del espacio público en pos de la desactivación política. (o la historia de cómo el sujeto hiperconexo devino infraconexo, postsocial, postcarnal y descomunal).
Luis Alberto Carrillo

Resumen

En lo que sigue, propongo la admisión de una categoría analítica, candidata entre otras tantas que una atención más sagaz pudiese detectar, para hacer comprensible la desactivación política actual. Se trata de lo banal-profundo, complejo bidimensional (resultado de la identificación entre lo banal y lo profundo) que provoca, por medio de la ejecución de operaciones lingüísticas ad hoc, la despolitización del espacio público. A su vez, este espacio público despolitizado es un escenario atractivo para una especial figuración pública: esa que, por medio de la digitalización de los contenidos de la primera persona en la red social, instala lo privado en lo público. Esta acción, en principio meramente procedimental, se torna, finalmente, sustantiva, pues deviene en la disolución de la distinción entre lo público y lo privado. En efecto, la red social, remedo del espacio público genuino, es el sitio predilecto de esta disolución, al cabo, un modo de consolidación de lo banal-profundo. Represento todo lo anterior en dos secciones: en la primera: Lo banal-profundo: un dispositivo para la confusión, defino y describo la categoría y, en la segunda: Infraconexos dado que hiperconexos, atiendo a los detalles con los que el agente hiperconexo, en abuso del dispositivo inteligente, deviene agente políticamente infraconexo.2

Palabras clave

Lo banal-profundo

Texto completo: PDF